El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Medicina Reproductiva
Reproducción Asistida

Cuando una pareja desea un hijo y no tiene éxito en la búsqueda del embarazo puede encontrar ayuda en la consulta con un especialista en Medicina Reproductiva.

El médico realizará estudios a ambos miembros de la pareja para encontrar la causa por la cual el embarazo no se logra. En algunos casos será necesario recurrir a técnicas de Reproducción Asistida.

Estas técnicas de Reproducción Asistida pueden ser sencillas ó de Baja Complejidad como por ej las inseminaciones intrauterinas; ó de Alta Complejidad como por ej la fecundación in vitro.

 

Técnicas de Reproducción Asistida de Baja Complejidad:

Inseminación Intrauterina:

Consiste en realizar una estimulación de los ovarios (empleando para ello medicación) de modo de aumentar así la probabilidad de embarazo y colocar, en el momento de la ovulación, los espermatozoides (previamente preparados en el laboratorio) en la cavidad del útero. De ésta manera lo que se hace es “acercar” óvulos y espermatozoides.

Para controlar la estimulación de los ovarios es necesario realizar ecografías y determinaciones hormonales en sangre.

La inseminación intrauterina se indica cuando hay dificultades en el paso de los espermatozoides por el cuello del útero, en casos de alteraciones en la ovulación, de esterilidad sin causa aparente, y otras.

 

Técnicas de Reproducción Asistida de Alta Complejidad (FIV – ICSI):

Se realizan en casos de obstrucción tubaria bilateral, factor masculino severo, endometriosis, esterilidad sin causa aparente, y cuando los tratamientos de baja complejidad no han tenido éxito.


Fecundación In Vitro (FIV):

Estimulación de los ovarios

I
mplica el uso de medicación que estimule los ovarios de modo de poder tener más óvulos. Mediante ecografías y
determinaciones hormonales se controla ó monitorea el número y tamaño de los folículos (que contienen en su interior a los óvulos) en los ovarios.

Recuperación de los óvulos/Aspiración folicular

Cuando los folículos llegan a un tamaño adecuado (se miden mediante ecografías), se considera que los óvulos contenidos en su interior, estarán aptos para ser fecundados.

En éste momento se realiza la “aspiración” de los óvulos desde el interior de los folículos; por vía vaginal, bajo control ecográfico, en quirófano, con anestesia. El procedimiento dura aproximadamente 15 minutos y es ambulatorio.

Los óvulos obtenidos se mantienen en medios de cultivo y condiciones especiales de temperatura y humedad en el laboratorio.

Inseminación de los óvulos (FIV – ICSI):

Una vez obtenidos los óvulos, se procesa el semen en el laboratorio de manera de seleccionar los espermatozoides.

Pasadas unas horas, los óvulos serán inseminados con los espermatozoides seleccionados. Esta inseminación puede ser realizada por fertilización in vitro convencional (FIV) ó inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) dependiendo del diagnóstico.

En el caso de FIV, se permite que los espermatozoides fecunden espontáneamente a los óvulos; en el caso de ICSI, el biólogo/a inyecta el
espermatozoide dentro del óvulo empleando para ello un microscopio con micromanipuladores, microinyectores, y agujas especiales que permiten sostener al óvulo con una “aguja de sostén” e inyectarle el espermatozoide con otra “aguja de inyección”.

Determinación de la fecundación:

Pasadas 17-18hs de la inseminación, se observan los óvulos para determinar si han sido fecundados.

Los óvulos fecundados se mantienen en cultivo al menos durante 24 ó 48hs más momento en que habrán pasado a ser embriones.

Transferencia de los embriones al útero.

Pasados 2-3 días de la aspiración folicular, tendremos los embriones que serán colocados en el interior de la cavidad uterina empleando para ello un catéter.

Este procedimiento se realiza en quirófano con control ecográfico, dura aproximadamente 15 minutos, no requiere anestesia, y es ambulatorio.

 

Ovondonación:

En algunas parejas el diagnóstico indica que la mujer no podrá usar sus propios óvulos; en éstos casos, la alternativa es emplear óvulos donados.

Estos óvulos se inseminan con los espermatozoides del marido y los embriones obtenidos se transfieren al útero de la misma manera que se explicó para el caso de FIV/ICSI.

La ovodonación permite vivir el embarazo a mujeres que presentan falla ovárica, baja respuesta a la estimulación ovárica, óvulos de mala calidad,
menopausia, fallas repetidas en tratamientos de alta complejidad.